domingo, 18 de diciembre de 2011

Y EL VIDEO DEL DOMINGO ES: LA DECISION DE AQUILES

Todos somos llamados a ser héroes de un modo o de otro. Pero solo lo consiguen los que aman. Y amar duele, cuesta, exige tomar decisiones que no son fáciles, porque a veces pasan por encima de uno mismo. Es la historia que hoy les comparto, tomada de la película TROYA en la que Aquiles, primero en un diálogo con Ulises y luego en una conversación con su madre, tiene que decidir por sí mismo el qué hacer con su vida, aun cuando eso implique el arriesgar su existencia. Este domingo, último domingo antes de navidad, tiene este toque especial. Este domingo nos recuerda la encarnación, momento central de la historia en que la carne, lo material, no solo quedó revestido de la grandeza del espíritu, sino sobre todo de la eternidad de la divinidad. La historia de amor que contemplamos en navidad, tuvo su inicio en el misterio de la encarnación. La humanidad de Jesús, Hijo de Dios, comenzó en el ofrecimiento por parte de Dios y en la libertad de María de Nazaret. Como en el caso de Ella, cuando se nos hace la propuesta, una cierta intranquilidad aparece en el corazón. Sin embargo, solo quien acepta la propuesta entra en la historia del amor. Historia que nace de un corazón que se abre al encuentro con Dios, corazón abierto, limpio, que sabe apoyarse en El. Amor que es el sentido de la vida, que nos libera de la mediocridad, sin importar cual sea nuestra condición. Toda vida requiere heroísmo, hasta la más sencilla, porque toda vida requiere dar lo mejor de sí mismo, sin importar las motivaciones que empujan a otros a asumir determinados comportamientos. En el fondo, como vemos en el evangelio de hoy, nadie puede sustituirte para abrir tu corazón a la propuesta que Dios te hace. Propuesta que es el sentido más profundo de tu existencia. Cada uno tiene su ángel que anuncia, hay que oírlo y decidir. ¿Ya lo hemos hecho?


video

1 comentario:

María Cristina González dijo...

P. Cipriano: cuántas veces quisiera uno que un ángel nos hablara y nos dijera cuál es la voluntad de Dios y ¡a seguirla!, sin embargo no es así, hemos de observar la muda elocuencia de los hechos y discernir para conocer cuál es el heroismo que Dios nos está pidiendo, muchas gracias por la reflexión, finalmente lo importante como bien dice, son las decisiones por amor y para encontrarnos con el Amor. ¡Feliz Navidad padre!!! que Dios lo colme de bendiciones, un abrazo con mucho cariño...