martes, 11 de octubre de 2011

HOY INVITO A PONCHO VERA (STEVE JOBS Y EL DESTINO)


Steve Jobs y el destino
Poncho Vera

La Crónica de México 2011-10-

Con la velocidad con la que actualmente corre la información, pierden impacto rápidamente. Para muchos dedicarle un espacio a la muerte de Steve Jobs, ya les parecerá viejo. Yo creo que una muerte, de quien sea, no tiene fecha de caducidad para hablar de ella.
Los logros incuestionables de Jobs son únicos, la influencia que dejó en nuestra sociedad contemporánea es espectacular.
Su muerte me lleva a la reflexión, y tiene que ver con el valor de la vida.
No quiero sonar frío, pero un hombre que tuvo una relevancia bárbara en nuestra cultura ya está muerto, y murió joven, y nosotros, que no hemos logrado su popularidad ni respeto público, estamos vivos. Somos afortunados.
Nada se puede comparar a la bendición de estar vivos, de ser, de existir. Sin importar que parezca que nuestra vida no tiene importancia.
No hay millones de dólares que aseguren nuestra permanencia en la Tierra como seres vivos. Desafortunadamente, Jobs es una prueba más.
¡Qué poderosos somos los que estamos vivos!, es increíble el estar, y el poder continuar aquí, ¿por cuánto tiempo?, no lo sé.
¿Cuál es la verdadera fortuna que puede tener un ser humano?
Jobs estaba enfermo, lo sabía desde hace mucho, y penosamente, a pesar de su fortuna, nada pudo hacer para evitar morir joven. Una tragedia.
¡Somos tan grandes, pero tan pequeños!
No me gusta la frase de “no somos nada”, aunque con este triste caso podría aplicar; más bien diría “somos totalmente de un ser superior”.
Dentro de estas reflexiones, también me llega a la mente el hecho de conocer un poco la historia de Jobs, tan admirado, tan aplaudido. Su madre, estaba sola, soltera, y en vez de tomar la decisión de abortarlo, le permitió nacer… ¡y vean nada más lo que logró! Quizá muchos pro abortistas le hubieran sugerido que se deshiciera de él antes de que naciera, es lo que se hace frecuentemente ¿no?
No se trata de vivir, dejando pasar el tiempo, creo que lo importante es hacer de nuestra experiencia en el planeta algo que valga la pena, de buscar la felicidad, y ésta sólo se encuentra creando, haciendo algo por los demás.
Lo que no tiene explicación alguna es que al ver casos tristes como éste, sigamos buscando dinero, sólo eso. Enriquecernos, llenarnos de billetes… a final de cuentas ¿para qué?
Mala noticia la de la muerte de Steve Jobs, se fue un grande… ¿cuándo nos iremos nosotros?, ¿cómo nos iremos?

3 comentarios:

Rosa Montes dijo...

Me ha encantado la reflexión y las respuestas a las preguntas del final
los cristianos lo tenemos clarísimo, sólo DIOS LO SABE

P. Cipriano Sanchez dijo...

Rosa tienes toda la razón... como decía el escritor mexicano Octavio Paz: alla arriba en las estrellas alguien nos deletrea... saludos a Pepita

P. Cipriano Sanchez dijo...

Este es el poema completo de Paz:

Hermandad

(Homenaje a Claudio Ptolomeo)

Soy hombre: duro poco
y es enorme la noche.
Pero miro hacia arriba:
las estrellas escriben.
Sin entender comprendo:
también soy escritura
y en este mismo instante
alguien me deletrea.

Octavio Paz