lunes, 4 de julio de 2011

Y EL VIDEO DEL DOMINGO ES... TE DEJO MI YUGO

Toda vida tiene un yugo, no la hay sin el. Cada uno tiene sobre si el propio yugo que está hecho de uno mismo pero también de otras personas. Ese yugo puede ser visto como una esclavitud, como una carga imposible de llevar o puede ser visto como la posibilidad de entablar una relación con algo trascedente.  Algo trascendente que puede ser una persona, puede ser una misión, puede ser dar lo mejor de uno mismo. Las cargas son las mismas siempre, pero depende de quien sea el dueño de la carga. Si el dueño de la carga es el egoísmo, la esclavitud hace imposible la vida y la persona se ahoga sin ser capaz de levantar la cabeza. Si el dueño de la carga es la relación con algo trascendente, la carga se hace suave y el yugo se hace ligero y se lleva de tal modo que realiza a la persona. La carga puede ser muy pesada como la que el conde de Ibelin le hace a su hijo ilegítimo Balian. Tomar sobre si la tarea que otro ha comenzado no es fácil, como es duro cargar sobre uno a quien tiene algún tipo de sufrimiento, o no es fácil mantenerse en la integridad interior. Pero eso es lo que da sentido a la vida. El evangelio de hoy nos lo dice con claridad… si estas agobiado por la carga es porque no la llevas con quien la debes llevar. De esto no nos podemos olvidar. Si lo hacemos, la vida nos lo recordará… aunque que sea con una bofetada (o una caricia).

video



1 comentario:

Maria Cristina Gonzalez dijo...

Querido P. Cipriano, no pude ver el video, pero la reflexion me gusto, gracias y que tenga una estupenda semana... un abrazo!!